Importancia de la socialización en perros

¿Qué diferencias hay entre habituación y socialización en perros? ¿Cómo afectan en la vida del can?

Importancia de la habituación y de la socialización en perros

La vida del cachorro la podemos resumir en las experiencias y las vivencias que le han sucedido a lo largo de su vida, enriqueciendo, ya sea para bien o para mal, su temperamento, carácter y en la manera que reaccione ante los distintos estímulos que se encuentre en su vida cotidiana.

Visto de esta manera, lo que tendremos que hacer con el perro será hacer que viva el mayor número de experiencias o situaciones diferentes para hacer un perro con una conducta más neutral y estable ante los estímulos.

Y he aquí donde entra la importancia de la habituación y de la socialización del perro, procesos que comienzan directamente a aprender de su madre y hermanos de camada prácticamente desde que nacen.

Pero, ¿qué son la habituación y la socialización?

Con la habituación nos referimos al proceso por el cual el perro se adapta a un estímulo para dar una respuesta menos intensa o nula cuanto este aparece. Este proceso es muy importante para el perro, dado que sin habituarse a personas, animales, ruidos, etc , sería imposible la socialización del perro, creándose un perro miedoso, con tendencia a huir e incluso con capacidad de reaccionar agresivamente si no es capaz de eludir el estímulo que provoca el miedo.

La socialización es el proceso por el cual los perros establecen relaciones sociales con otros miembros de su propia especie y de otras especies.

De aquí la importancia de separar al cachorro de su madre y hermanos de camada a partir de la séptima semana de edad con el fin de que puedan desarrollar las habilidades de comunicación y sociales, a la vez de poder relacionarse con sus hermanos, aprendiendo el juego y sus límites.

Los cachorros faltos de estímulos auditivos, táctiles y visuales, serán en el futuro, perros más miedosos y menos sociales, al igual que tendrán un aprendizaje más lento. Sin embargo, si son estimulados correctamente, serán perros más sociales hacia las personas y otros animales, tendrán una coordinación superior y mayor resolución de problemas, lo que también deriva en perros menos miedosos ante nuevos estímulos y entornos.

¿Cómo debemos actuar retiramos al cachorro de su manada?

Nada más retirar al cachorro de su manada, debemos empezar a dar vivencias y experiencias al perro, llevándolo a entornos diferentes, con diferentes texturas y ruidos, (habituación) y relacionarlo con el mayor número de personas y animales domésticos y de compañía (socialización).

Para habituar a un cachorro a un estímulo nuevo, le expondremos de forma gradual, nunca de golpe, empezando a una distancia en la cual no responda ante  el estímulo, y reforzaremos mediante el juego o la comida cada vez que el perro no de una respuesta hacia este.

¿Qué hacer para habituar al cachorro a nuevos entornos?

Para habituar al cachorro a entornos nuevos, empezaremos reforzando la curiosidad del cachorro por el nuevo entorno.  Al entrar en una nueva sala o si tiene que pasar a través de unas escaleras, reforzaremos cada vez que el perro introduzca o apoye una pata en el escalón, y continuaremos así hasta que el perro pase a la sala o las escaleras, momento en el que le premiaremos de manera más efusiva y a través del juego para reforzar aún más la conducta del perro y que se vuelva a repetir en el futuro.

¿Qué pasos hay que seguir para socializar a un cachorro?

Para socializar a un cachorro, antes de acercarlo directamente a otro perro o, y a una distancia de seguridad, debemos observamos sus reacciones y lenguaje corporal, dado que nos indicara su estado de ánimo, interés en el perro que puede conocer, intención de huir, etc.

Si el perro nos indica curiosidad y ganas de acercarse, le reforzaremos, ya sea mediante la voz o mediante comida, para que siga intentando acercarse y relacionarse con otros congéneres. Si por el contrario, el cachorro nos muestra miedo o intención de huir, antes de socializar al perro debemos habituarle a la presencia de otros perros.

 

¡Es muy importante que nuestra mascota se habitúe a otros perros!

Una vez ya habituado, comenzaremos la socialización, acercándole progresivamente a otros perros, primero con razas de talla pequeña, reforzando su conducta de no escape y también la curiosidad por otros perros,  hasta que el cachorro pueda estar con los demás perros y sin huir.

Para socializar al cachorro con personas, estas deberán reforzar con comida y con la voz al perro cada vez que este se acerque, pero no será recomendable ir directamente a tocarlo hasta que este no se acerque por su cuenta y permanezca a su lado.

Todo acercamiento, por parte del perro,  a otros perros o personas debe ser reforzado por su dueño, consiguiendo así que la conducta sea repetida por el cachorro para obtener su refuerzo. Siempre reforzaremos con comida, pero también con la voz para reforzar aún más la conducta.

PASOS HACIA EL DESARROLLO SOCIAL NORMAL EN PERROS

  • Estimular el juego precoz y la integración con la madre y con los hermanos de camada.
  • Mantener los cachorros con sus madres y con sus hermanos de camada durante las primeras 6-8 semanas de vida.
  • A las 8 semanas los cachorros deben ser situados en sus nuevas casas para asegurar la adecuada socialización y la habituación a las personas, a otros animales de compañía y a los ambientes nuevos.
  • Durante las primeras etapas de desarrollo, exponer los cachorros al mayor número posible de personas diferentes (edad, color, etc.), animales (perros, gatos, otros), lugares (parques, otras casas, oficinas atestadas, ascensores, etc.) y estímulos (por ej., trueno/relámpago, tráfico). Esta exposición debe ser gradual para no abrumar al cachorro.
  • Las casas sin niños (especialmente los posibles padres y abuelos), deben socializar a su cachorro con niños a fin de reducir la posibilidad de problemas cuando los niños lleguen a ser parte de la familia.
  • Continuar la socialización tanto con las personas como con otros animales aún después de las 14 semanas de edad.

Hay que tener en cuenta que todo proceso que se realice durante la educación del cachorro lleva su tiempo, y la habituación y la socialización en perros les pasa lo mismo, puede durar dos minutos, como dos horas, dos semanas, etc, por lo que hay que tener paciencia y no obligar al cachorro a hacerlo, hay que dejarle hacer a él, que curiosee y explore por su cuenta, simplemente debes guiarle  que cuando lo haga bien, tu se lo reforzaras, incitando que lo repita, y si aun así tienes problemas con ello, desde CANducadores te echaremos una mano.

Te atreves a realizarlo tu mismo/a?¿????

Autor: Rubén Barbero

Autor: Rubén Barbero

Especialista en educación canina en Málaga.

Deja un comentario

Sobre Canducadores

Clases de educación y adiestramiento canino en La Cala del Moral, Málaga.

¡Síguenos en Facebook!

Entradas recientes